Banner
PDF Print E-mail

Muchas personas sufren por conductas que no pueden controlar y luchan desaforadamente por un cambio. Su deseo es no volver a "fallar", y las consecuencias de esas conductas son inevitables. Además, los dedos acusadores de otros que no pueden entender (ni saben por qué se originan esas conductas) son implacables. El sufrimiento por la impotencia es inigualable, pero; para sobrevivir es necesario poner "mascaras". Con ellas pueden ser vistos, como desean ser vistos (temporalmente) pero, luego cuando no tienen "público", vuelven a ser los mismos, las amarguras y las tristezas  vuelven a ser la esencia de aquellas personas.
 
Pero es necesario encontrar el origen de las conductas, pues después de emitida una conducta solo debemos esperar una consecuencia agradable o desagradable, con las respectivas emociones que las acompañan. El luchar contra una conducta es como quitar todas las telarañas de una casa sin matar la araña. Desde la terapia cognitiva se explica la asociación que existe entre la mente y la conducta;  si se tiene una mente sana, libre y lúcida... ¿qué conductas se hacen?...conductas congruentes....entonces es claro que si quiero modificar una conducta debo hacerlo en su origen, en la mente. Entonces, ¿Qué debo hacer?
 
Debemos comenzar a trabajar en nuestras mentes, entonces...a re programar tu mente para ser transformado; no hay tiempo que perder.

Tú vas en  tu automóvily de repente en el tablero de controles se enciende una luz  que titila en un indicador que tiene un tanque dibujado. ¿Qué sucede?, pues, se está acabando la gasolina... ¿Qué debes hacer?... ¿tanquear o apagar la luz?...pues si el problema es la falta de gasolina debemos tanquear  y la consecuencia será que el indicador (la luz) se apague.  Al igual que la luz, la conducta es apenas un indicador de un problema, por eso buscar atacar la conducta no soluciona el problema. Si desconectas el indicador (la luz) el problema no está solucionado, porque aún no hay gasolina. Lo única forma de continuar avanzando es tanquear el carro. El desconectar el indicador  apenas haría que se detuviera el carro o que nos estancáramos en la solución al problema. La solución real es tanquear y el carro va a continuar su marcha. Así mismo, la solución al problema debe ser en su origen, no en atacar la conducta; no en atacar el indicador. Después de la conducta viene una consecuencia, si la conducta es adecuada, la consecuencia será agradable, pero; si es inadecuada, la consecuencia será desagradable.

Si un sujeto, tiene una fortaleza mental adictiva, ¿que conductas emitirá?..., pues conductas adictivas y, si tiene una fortaleza mental de inseguridad, ¿que conductas emitirá?, pues conductas de inseguridad. Probablemente este sujeto no le hable fácilmente a una mujer, o en una entrevista de trabajo sea una mala experiencia, puede que no mire a los ojos, su tono de voz sea variable, manos sudorosas al saludar al entrevistador, o en una situación difícil tome decisiones temerosas.

A través de la PNL buscamos re programar la mente del individuo pues sabemos que si el programa mental adictivo sigue instalado entonces el control de la conducta será temporal.

Las conductas, pensamientos, sensaciones e ideas repetidas se "instalan" en nuestro subconsciente a través de reacciones químicas y eléctricas en nuestra comunicación neuronal y se convierten en programas mentales que posteriormente nos dominan. "El ser humano dialoga consigo mismo aproximadamente 14 horas al día y el 86% de ese diálogo es negativo". Camilo Cruz

La información que repetimos continuamente a nivel de pensamientos, palabras, acciones, emociones y conducta no verbal se instala en nuestras mentes y ahora es nuestro filtro con el cual interpretamos la realidad; nuestra realidad. Si queremos liberarnos de sus "programas mentales" debemos des instalarlos e instalar unos más funcionales y esto se logrará solamente a los 3 meses de repetir esa nueva información. Los teóricos y científicos plantean que una conducta, sensación, pensamiento, emoción e idea repetida por 21 días se convierte en habito, de 21 a 45 días las células neuronales del cuerpo lo aprenden y de 45 días a 3 meses ahora esa información hace parte de nuestra personalidad, de nuestra escencia del ser. Es por ello qué estar hiper alertas a como estructuramos nuestra mente es supremamente protectivo pues de ello depende nuestro comportamiento presente y nuestro futuro.

A través de la programación a través de la PNL (Programación Neurolinguistica) con seguimiento continuo, con estrategias prácticas, con apoyo familiar buscamos optimizar al máximo los 3 meses de libertad de ese hábito esclavizante y  programación de un sistema de creencias poderoso y potencializador. Iniciando y desarrollando así el proceso de Coaching de acompañamiento para que el cliente encuentre el control de su vida a través del autocontrol personal. 

Contáctanos inmediatamente pues las herramientas están dadas para la libertad de ese hábito esclavizante. 

Contáctanos ahora !!!... inicia tu proceso de coaching

whatsapp:3133840710 


 

Regresar